Hagase la Música

Viernes, 17 de Noviembre de 2017

Noticias


Milongas para todos los gustos en la capital mundial del tango

Buenos Aires ofrece en sus numerosos barrios milongas a vecinos o turistas que quieran abrazarse y girar al ritmo de esta música, cualquier día de la semana y en el estilo que prefieran. Para quien quiera aprender o mejorar su baile, muchas cuentan con clases previas a cargo de renombrados profesores o simples milongueros devenidos en maestros.


Capital Mundial del Tango, Buenos Aires ofrece en sus numerosos barrios milongas para todos los gustos a vecinos o turistas que quieran abrazarse y girar al ritmo de esta música, cualquier día de la semana y en el estilo que prefieran y, para quien quiera aprender o mejorar su baile, muchas cuentan con clases previas a cargo de renombrados profesores o simples milongueros devenidos en maestros.

Los barrios de San Telmo y Palermo son dos polos tangueros que llegan a tener más de una milonga cada noche, y si son a diferentes horarios se puede ir de puerta en puerta y bailar desde el anochecer hasta que salga el sol.

Mataderos y Villa Urquiza, reconocidos guardianes de dos estilos diferentes, pero exquisitos; en el primero prima el canyengue y el otro, más elegante y lleva el nombre del barrio, mientras en la zona céntrica se impone precisamente el "estilo del centro", un baile "chiquito" en cuanto a pasos y movimientos, debido a la gran concurrencia de sus milongas.

Tango, milonga o vals, los antiguos salones, cafés o clubes de barrio albergan cada noche una serena y sensual milonga en la que todos pueden recorrer la pista girando en estricto sentido contrario a las agujas del reloj, sin chocar a las demás parejas ni hablar mientras se baila para que todos puedan escuchar la música.

Hay tres clases de milongas: las famosas, las más comerciales -generalmente con mucha afluencia de extranjeros-; las tradicionales, donde van los mayores, muchos en pareja o en grupo, y las gratuitas, donde la calidad del piso y el sonido puede ser menor y se hace un aporte "a la gorra".

El cuarto grupo lo constituían las milongas para jóvenes, que aquí ya están en decadencia a pesar de lo mucho que impactó esa moda en otros países, con nombres como "tango nuevo" o "tango cool", que en realidad era un baile sin códigos ni estilos al que generalmente recurrían quienes tenían problemas de aprendizaje del tango argentino.

Más allá del lugar que se elija, lo ideal para poder realizar los primeros pasos de baile en una pista sin pasar papelones, es tomar previamente algunos clases para aprender la postura, el dominio del equilibrio y la forma de caminar (se pisa al revés que en los pasos comunes: punta-planta-taco)

También es bueno aprender los movimientos básicos, que son-ocho pasos sencillos que luego se combinan para forman cualquier figura, y se pueden aprender en cuestión horas, tras lo cual todo será cuestión de práctica en el terreno, lo que demandará más tiempo.

En la ciudad se ofrecen clases de baile en centros culturales y milongas, donde las lecciones, que duran una o dos horas, permiten empezar a conocer los códigos de ese mundo donde los hombres pueden ser delicados y firmes al mismo tiempo.

Las milongas se diferencias de las tanguerías para turistas no sólo en los precios, accesibles al vecino del lugar, sino en que en las segundas sólo bailan los profesionales con la participación de algún audaz entre el auditorio, que generalmente disfruta de una cena o tragos mientras mira.

En las milongas la gente va a bailar y y no a mirar, lo que no quita que haya algún show en vivo, y se manejan códigos, como el que un hombre nunca pide bailar a una dama en su mesa, sino mediante el "cabeceo" a distancia, sólo si ella primero le sostiene la mirada unos segundos.

Desde 2009, cuando el tango fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, el Teatro de la Ribera, en el barrio de La Boca, cuenta con una programación dedicada en exclusivo a la música porteña, con milongas, shows, clases y exposiciones.

En estos templos tangueros se escuchan temas clásicos o modernos: ecos de grandes figuras, como Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese o Juan D'Arienzo conviven con estilos contemporáneos, con distintas voces y armonías que dan rienda suelta a un mismo fervor.

El tango es un género cargado de historias, secretos y pasiones, que se manifiestan en las letras, en la música y en el baile, donde lo social subsume al individualismo y la armonía se logra entre todos los que participan de la reunión girando al mismo ritmo aunque sin asemejarse a un ballet, ya que cada pareja hace su baile.

Originario de la región del Río de la Plata, se erigió sobre una fusión con lejanas raíces en la cultura africana de los esclavos llegados a estas costas que se amalgamó con la de pueblos indígenas y los gauchos, para ver la luz como tal con el aporte de los inmigrantes europeos.

Esta fusión fue tan amplia que el tango no se puede comprender sin la contribución fundamental del bandoneón, un instrumento creado en Alemania para ejecutar música religiosa, pero que aquí le dio su estilo definitivo a la música de Buenos Aires.

Télam


Efemerides

  • 18 de enero de 1986: muere Edmundo Rivero.

  • 15 de enero de 1901: nace Rosita Quiroga.
    Guitarrista y cancionista. Artista de gran personalidad fue una gran difusora del tango en el exterior donde tuvo muchísimos admiradores.

  • 06 de enero de 1922: nace Roberto Rufino.
    Cantor. Sus primeras actuaciones las realizó con la orquesta de A. Bonavena, tenía 14 años. Es autor de varios tangos "Como nos cambia la vida", "Eras como la flor" y "El bazar de los juguetes" entre otros.

  • 26 de diciembre de 1906: nace Imperio Argentina.
    Cancionista y actriz. Con Gardel filmó dos películas "Melodía de arrabal" y "La casa es seria". En su extensa trayectoria grabó varios tangos, entre ellos "Negra", "Se va la vida", "Andate con la otra" y "Rocío".

  • 25 de diciembre de 1935: nace Susana Rinaldi.
    Actriz y cantante. En el canto se inició grabando para el sello Madrigal. Inauguró la Botica del Ángel cantando tangos. En 1976 viajó a Europa y debutó en el teatro D'Orsay y en 1977 en el Olimpia.

Citas

  • Roberto Goyeneche
    “Siempre recuerdo lo que me dijo Aníbal Troilo Pichuco, uno de los músicos más importantes: «Hay que contarle al público, no cantarle, porque de cantar se encarga la orquesta»”

  • Aníbal Troilo
    "De Buenos Aires tendría que decir muchas cosas... Que es mi vida, que es el tango, que es Gardel, que es la noche... Que es la mujer, el amigo... Tendría que decir muchas cosas y muchas no sabría cómo decirlas... Pero anote esto: agradezco haber nacido en Buenos Aires."

  • Carlos Gardel
    "Yo me siento muy feliz y satisfecho con el homenaje del pueblo. Porque es mi pueblo. Es el pueblo que sufre y ríe conmigo, y que me aplaude. El pueblo que ha formado el pedestal de mi prestigio y mi gloria".

  • Rodolfo Mederos
    "La relación con el bandoneón es como con los amigos o con la mujer: hay épocas en que estamos muy bien, hay épocas en que nos peleamos un poco"

  • Rubén Juárez sobre "el varón del tango", Julio Sosa
    "Ahora, yo pregunto, de mi generación ¿quién no era fanático de Julio Sosa? La presencia del tipo en el escenario, la orquesta de Leopoldo Federico, cómo lo anunciaban, aparecía entre la gente que iba a bailar con un micrófono inalámbrico. ¡Era Sinatra, para nosotros! El tipo con una pinta impresionante, le tocaba todo a las minas mientras entraba. ¡Era un ganador!"

Clásica y Ópera

Historia

Florence Foster Jenkins, la peor cantante de ópera de la historia

Florence Foster nació en Pensilvania, Estados Unidos, en 1868. Si bien desde niña mostró su gusto por la música y tomó clases de piano, no tuvo el apoyo de sus padres para viajar y dedicarse a ello. En 1885 abandonó su casa y se casó con Francis Thornton Jenkins. El matrimonio no tuvo hijos y en 1902 se divorciaron. Sin apoyo económico, Florence Foster Jenkins no tuvo otro remedio que conseguir dinero enseñando piano.

Copyright Hágase La Música | Todos los derechos reservados.
Osmosis Diseño y Comunicación