Hagase la Música

Miércoles, 29 de Marzo de 2017

Historia del Tango


Las primeras letras del Tango

Las primeras letras del Tango

Las primeras letras datan de 1870 y provienen de los tangos andaluces. Posteriormente los músicos locales modifican aquellas letras adaptándolas al medio local. Recién a fines del siglo diecinueve el tango -ya considerado como tal- comienza a tener sus propios letristas profesionales. Unánimemente se considera como primer gran letrista del tango a Ángel Villoldo.


El autor del tango «El Porteñito» fue quien inauguró ese camino, que luego comenzaron a recorrer, entre otros: Alfredo Gobbi, Carlos Mauricio Pacheco, Andrés Cepeda, Arturo Mathon, Juan Andrés Caruso y Ricardo Podestá. Cada uno de estos autores y otros que vendrán posteriormente le proporcionan al tango las letras que, basadas en los sentimientos, la pobreza, el barrio, la mujer amada, etc., serán parte de ese espíritu que reclama el cancionero popular.

Todos hacen su aporte maravilloso, pero aún está pendiente la llegada del primer gran poeta del tango, aquel que habría de revolucionar su temática, con el alcance de una poesía portentosa, inolvidable: Pascual Contursi.

Muchos de los músicos mencionados hasta aquí ya cuentan con algunas nociones musicales y otros, con estudios de conservatorio. También está el caso de Ángel Villoldo que, sin tener una gran formación brilló en todo lo que abordó: primeramente fue payador, luego se dedicó al tango, escribió muchos sainetes de éxito a fines de siglo, se destacó como poeta al ponerle letra a varias canciones y como compositor, dejó una obra voluminosa y de gran calidad musical.

Al filo del 1900 surgen en el panorama tanguero nombres como los de los bandoneonístas Juan Maglio, Vicente Greco, Augusto Berto, Genaro Espósito y unos años después Eduardo Arolas; violinistas de la jerarquía de Enrique Saborido, Ernesto Ponzio y posteriormente Francisco Canaro; y los pianistas Roberto Firpo y Samuel Castriota. Con esta generación de músicos el tango comienza a tener maestros importantes -de excelente formación musical- como para pensar en formar músicos destinados a mejorar la propuesta musical del tango. Y eso funcionó a las mil maravillas ya que de las figuras nombradas surgirán discípulos de la talla de: Osvaldo Fresedo, Pedro Láurenz, Pedro Maffia y Ciríaco Ortiz, entre otros.

En treinta años de evolución el tango fue variando su propuesta sonora, por un lado, mejorando la aptitud y calidad de sus instrumentistas, y por el otro buscando las combinaciones instrumentales que mejores resultados ofrecieran al mensaje sonoro que se pretendía. En lo que se refiere al primer punto, se comenzó con músicos de muy pobre formación, intuitivos y que tocaban «de oído», para llegar al final del siglo diecinueve con profesionales muy preparados, muchos ellos salidos de conservatorios, o en su defecto discípulos de importantes maestros.

Con respecto a la evolución de la sonoridad de los conjuntos, las primeras formaciones se integraban con: un violín, una flauta y una guitarra. Más tarde, se acopla el bandoneón a la formación mencionada; posteriormente se retira la flauta y se integran tríos con: bandoneón, violín y guitarra. Y sobre el final del siglo diecinueve los tríos típicos de la época se integraban con un bandoneón, un violín y piano. Con respecto a esta última formación hay que señalar que obedecía a requerimientos de las Casas de Baile y de los Cafés que contrataban a estos conjuntos. Además, la inclusión del piano en esta etapa del tango se debe, en gran medida, a Roberto Firpo quien además le proporcionó a su instrumento una proyección que no tenía hasta ese momento en la música popular.

La música de Buenos Aires ya tiene su espíritu, su personalidad; los músicos que alimentan sus sonidos ya cuentan con la suficiencia artística como para seguir madurando ideas y los letristas avanzan en una realidad descarnada, poniendo en versos miserias y alegrías, de quienes constituyen la mayoría silenciosa de la que ya es una gran ciudad.

Hector Romay "El Tango y sus protagonistas"
Bureau Editor

Foto: Ángel Villoldo



Efemerides

  • 18 de enero de 1986: muere Edmundo Rivero.

  • 15 de enero de 1901: nace Rosita Quiroga.
    Guitarrista y cancionista. Artista de gran personalidad fue una gran difusora del tango en el exterior donde tuvo muchísimos admiradores.

  • 06 de enero de 1922: nace Roberto Rufino.
    Cantor. Sus primeras actuaciones las realizó con la orquesta de A. Bonavena, tenía 14 años. Es autor de varios tangos "Como nos cambia la vida", "Eras como la flor" y "El bazar de los juguetes" entre otros.

  • 26 de diciembre de 1906: nace Imperio Argentina.
    Cancionista y actriz. Con Gardel filmó dos películas "Melodía de arrabal" y "La casa es seria". En su extensa trayectoria grabó varios tangos, entre ellos "Negra", "Se va la vida", "Andate con la otra" y "Rocío".

  • 25 de diciembre de 1935: nace Susana Rinaldi.
    Actriz y cantante. En el canto se inició grabando para el sello Madrigal. Inauguró la Botica del Ángel cantando tangos. En 1976 viajó a Europa y debutó en el teatro D'Orsay y en 1977 en el Olimpia.

Citas

  • Roberto Goyeneche
    “Siempre recuerdo lo que me dijo Aníbal Troilo Pichuco, uno de los músicos más importantes: «Hay que contarle al público, no cantarle, porque de cantar se encarga la orquesta»”

  • Aníbal Troilo
    "De Buenos Aires tendría que decir muchas cosas... Que es mi vida, que es el tango, que es Gardel, que es la noche... Que es la mujer, el amigo... Tendría que decir muchas cosas y muchas no sabría cómo decirlas... Pero anote esto: agradezco haber nacido en Buenos Aires."

  • Carlos Gardel
    "Yo me siento muy feliz y satisfecho con el homenaje del pueblo. Porque es mi pueblo. Es el pueblo que sufre y ríe conmigo, y que me aplaude. El pueblo que ha formado el pedestal de mi prestigio y mi gloria".

  • Rodolfo Mederos
    "La relación con el bandoneón es como con los amigos o con la mujer: hay épocas en que estamos muy bien, hay épocas en que nos peleamos un poco"

  • Rubén Juárez sobre "el varón del tango", Julio Sosa
    "Ahora, yo pregunto, de mi generación ¿quién no era fanático de Julio Sosa? La presencia del tipo en el escenario, la orquesta de Leopoldo Federico, cómo lo anunciaban, aparecía entre la gente que iba a bailar con un micrófono inalámbrico. ¡Era Sinatra, para nosotros! El tipo con una pinta impresionante, le tocaba todo a las minas mientras entraba. ¡Era un ganador!"

Clásica y Ópera

Historia

Florence Foster Jenkins, la peor cantante de ópera de la historia

Florence Foster nació en Pensilvania, Estados Unidos, en 1868. Si bien desde niña mostró su gusto por la música y tomó clases de piano, no tuvo el apoyo de sus padres para viajar y dedicarse a ello. En 1885 abandonó su casa y se casó con Francis Thornton Jenkins. El matrimonio no tuvo hijos y en 1902 se divorciaron. Sin apoyo económico, Florence Foster Jenkins no tuvo otro remedio que conseguir dinero enseñando piano.

Copyright Hágase La Música | Todos los derechos reservados.
Osmosis Diseño y Comunicación